Show simple item record

dc.contributor.authorCarpio Utrilla, César Jorge
dc.date.issued2007-12
dc.identifier.citationEn: Anuario 2007, administración para el diseño. UAM Azcapotzalco, CyAD, Departamento de Procesos y Técnicas de Realización, 2007, p. 108-122
dc.identifier.issn1665-8760
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/11191/1754
dc.description1 archivo PDF (16 páginas)
dc.description.abstractEn este artículo el Arquitecto César Carpio habla del aumento de la población mundial y las necesidades que de ello derivan, nos dice que ha acrecentado las necesidades de espacios e infraestructura tanto en los países desarrollados como los países en vías de desarrollo. Estas nuevas poblaciones requieren no solo de espacios habitables, sino de infraestructura eficiente; por ejemplo cortinas para presas hidroeléctricas, que por las condiciones físicas de su emplazamiento, estarán sometidas a grandes esfuerzos, por lo que requieren concretos de alta calidad y también de alta resistencia. Situación semejante se da en las obras arquitectónicas contemporáneas para ciudades muy congestionadas, por ejemplo las del sureste asiático, o Nueva York en los Estados Unidos, que han optado por la redensificación de los espacios urbanos a niveles nunca vistos; si tomamos el caso de Tokio en Japón, en los últimos años, se ha trabajado en eliminar zonas de alto riesgo para sus habitantes, sobre todo en el caso de incendios, en función de que una parte importante de las calles no permite el paso de los equipos de bomberos. En Tokio, las áreas ya eliminadas presentaban un crecimiento caótico, densamente pobladas, en la que los servicios de seguridad como policía y ambulancias, no pueden ingresar en el caso de un siniestro; estudios realizados sobre el tránsito vehicular señalaban que el japonés promedio, utilizaba 24 horas a la semana para trasladarse de su casa a su trabajo y de su trabajo a su casa, ¡dos horas de su casa a su trabajo y dos de regreso!, además de otros problemas involucrados como la falta de espacios de estacionamiento suficientes. Esto, aunado a la necesidad de los bancos, de invertir los grandes capitales acumulados por décadas en sus arcas, les llevó a la decisión de realizar grandes obras, como un aeropuerto emplazado en una isla artificial, o la construcción de tres grandes torres, las más altas del mundo, que alcanzarán los mil metros de altura total. Las Sky Towers, así las han nombrado, se localizan sobre terrenos compresibles, de baja resistencia a la carga; no se encontró terreno resistenteantes de los tres mil metros de profundidad, por lo que optaron por mejorar la resistencia de las capas de sustentación aledañas al basamento utilizando columnas que trabajarán a fricción. Por la naturaleza de la isla, sujeta a fuertes movimientos telúricos, y la entrada de tifones, con velocidades de viento variables, que van desde categoría 1 a la 5, la cimentación de la primera torre deberá ser muy resistente, por lo que se optó por un cajón de concreto armado. Las necesidades de la cimentación, alcanzan varios millones de toneladas de cemento de alta resistencia, así como de aceros de alta calidad, los cuales son suministrados por varios países del orbe, entres ellos está México, con exportación - desde el 2004- de grandes cantidades a dicho país. Las columnas de la torre en cuestión, alcanzan un peso de 20,000 toneladas cada una, lo que nos da idea de la presión que el edificio ejercerá sobre el basamento de concreto, concretos con resistencias f¢c=300 kg/cm_, que son de uso normal en México, no serían en lo absoluto recomendables en la construcción de torres semejantes a ésta, aunque en México ya se obtienen concretos de f´c=500 kg/cm_, y se han manejado en torres como las de Huixquilucan, y en el Complejo Parque Alameda, del centro de la ciudad de México. El futuro próximo está requiriendo que México cuente con concretos de alta resistencia, de 800, 1000 y hasta 1,500 kg/cm_, como los que se usarán en la mencionada torre de Tokio; a este respecto, la torre Taipei en Taiwán utilizó concretos de 1,200 kg/cm_ y para conseguirlos, los laboratorios manejaron escoria de fundición, micro sílice y humo de sílice. Actualmente, ya se fabrican concretos de las resistencias arriba indicadas, en diversas partes del mundo, como se verá en este artículo, algunos llegan hasta los f´c = 1,800 kg/cm_ de resistencia.
dc.language.isoes
dc.publisherUniversidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco, División de Ciencias y Artes para el Diseño, Departamento de Procesos y Técnicas de Realización
dc.subjectConcreto de alta resistencia
dc.titleConcretos de alta resistencia dentro de los no convencionales
dc.typeArticle


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Atribución-NoComercial-SinDerivadas
Except where otherwise noted, this item's license is described as Atribución-NoComercial-SinDerivadas